Articulos
Medicina
Alternativa
Medicina natural

Reflexologia

Aromaterapia

Hierbas medicinales

Tratamientos
Beneficios del yoga
Decoracion feng shui
Combatir el estres
Hidroterapia
Fototerapia
 

Hierbas medicinales

 

Las esencias de los árboles son verdaderos remedios naturales. De administración similar a las populares Flores de Bach, tienen efectos sobre un amplio espectro de dolencias físicas y mentales.

Una esencia floral es un preparado que Ir recoge en un líquido la información o la energía que emana de una flor. La esencia tiene una base acuosa que suele conservarse mezclada con cognac u otro alcohol biológico. Las esencias ayudan a reencontrarse con uno mismo y a recuperar el sentido de la realidad. La mayoría de las enfermedades físicas tienen causas emocionales, mentales y espirituales. Las esencias de los árboles actúan en los niveles más profundos de nuestro ser, ayudando a sanar el alma con hierbas medicinales. Para recuperar la salud, las esencias exigen al paciente un cambio de actitud y una armonización emocional.

Su secreto está en que facilitan y estimulan los mecanismos propios de curación, ayudando a situar y comprender los trastornos. Cualquier persona puede beneficiarse con el poder de las esencias. No se trata de sustituir otras terapias, sino de complementarlas. Su acción no es química, ya que no intervienen en los procesos metabólicos, sino energética. Gracias a que su composición no afecta ningún órgano, el cuerpo no desarrolla ninguna sensibilidad ni alergia, de modo que puede suministrarse en todo tipo de pacientes.

Las hierbas medicinales

Hierbas medicinalesCÓMO PREPARAR LAS ESENCIAS

Según las propiedades de los árboles explicadas más abajo, elegir la esencia más indicada para el problema a tratar. Los elementos necesarios para hacer la preparación son un frasco de cristal con gotero, de color ámbar y de unos 30 ce. El gotero debe ser de caucho y la pipeta de cristal transparente. Antes de usarlo, conviene hervirlo para lograr una óptima esterilización.
Una vez que el frasco está seco, verter unas cuarenta gotas de cognac y llenar el resto con agua mineral. Por último, agregar una o dos gotas de la esencia. El trata miento puede comenzar inmediatamente. Basta con tomar cuatro veces cuatro gotas del preparado por día. No es necesario diluir en agua, sino que se deben dejar caer directamente sobre la lengua, sin tocar el gotero. Deben tomarse por la mañana al levantarse y por la noche, antes de  acostarse. Las otras dos dosis se pueden hacer a media mañana y a media tarde.

LAS ESENCIAS
ÁLAMO (POPULUS NIGRA)

Se trata de una especie muy longeva, que puede llegar hasta los trescientos años de vida. Natural de las zonas templadas del hemisferio norte, es posible encontrarlo en viveros. Suele ubicarse en las márgenes de los ríos y es muy resistente a la contaminación. La corteza y sus yemas foliares contienen un aceite esencial que cubre un amplio espectro terapéutico. Tiene propiedades sudoríficas, febrífugas, diuréticas, anti inflamatorias, balsámicas, expectorantes y antirreumáticas.

El líquido obtenido mediante decocción alivia el reuma, la artritis y los dolores en general. Además, desinflama las mucosas y favorece la eliminación. Del álamo como una Las esencias de los árboles actúan en los niveles más profundos de nuestro ser, ayudando a sanar el alma con uno de las hierbas medicinales se obtiene un carbón medicinal que se emplea como antídoto en las intoxicaciones, como antidiarreico e incluso como dentífrico. La esencia de la flor es sedante y tranquilizante. El álamo es indicado para casos de amigdalitis, hiper e hipotiroidismo, resfríos, pulmonías, afecciones intestinales, gripes, hiperactividad, neurosis, asma, flema, sordera, pérdida de memoria y dispersión.

ALCORNOQUE (QUERCUS SÚBER)
Se utilizan las ramas, las bellotas y las hojas, ricas en tanino. Sus frutos son los astringentes más poderosos que se conocen. Además, tienen un efecto antiinflamatorio y analgésico. Pueden utilizarse para combatir la piorrea, la parantodosis, la estomatitis y la faringitis mediante enjuagues y baños bucales. También cura las hemorragias nasales, la conjuntivitis,
los sabañones, las hemorroides y las fístulas, los eccemas y grietas en la piel, las úlceras, las llagas y los dolores reumáticos. Dan resistencia y vitalidad, y son indicados en trastornos renales, disfunciones de las glándulas suprarrenalees, dolores lumbares, pérdida de visión y molestias en los ojos.

ALISO (ALISO GLUTINOSA)
Oriundo del bosque de ribera de las zonas templadas de Europa, el aliso se encuentra también en gran parte de la llanura pampeana, a la vera de los ríos. Rico en taninos, tiene propiedades astringentes y cicatrizantes. Cura infecciones, fiebres, diarreas, gastroenteritis y colitis. Para casos de reuma, se recomienda preparar compresas para aliviar las zonas afectadas. Se utilizan la corteza de las ramas jóvenes y las hojas. Es indicado para problemas de la menstruación, mala circulación, várices, coágulos, gangrenas, diabetes, páncreas y problemas de sexualidad como impotencia, frigidez y esterilidad.

ARAUCARIA (ARAUCARIA BIDWILLII)

Llamado pehuén por las tribus mapuches, la araucaria es un árbol de muy lento crecimiento, natural de la zona sur de la cordillera de los Andes. Sus semillas son comestibles, aunque no poseen ningún efecto terapéutico. La esencia de k flor de araucaria es un armonizante. Aporta paz y fluidez, convirtiendo en receptor de lo divino y abriendo un canal para expresar lo que se siente. Indicado para casos de Mal de Parkinson, nerviosismo, tics, parálisis, locura, esquizofrenia, autismo, epilepsia, psicosis, dificultades en el aprendizaje, pérdidas de atención, pigmentación de la piel e insomnio.

 

Siguiente